Si usted no visualiza bien este mail, haga click aquí
Boletín Psicología UDP, Nº37, Julio 2018
   
 
Carrera Postgrados Cursos y extensiÓN Prensa Centros Y PROGRAMAS InvestigaciÓn
 
Actualidad en Psicología
 

 

EL CONECTOMA HUMANO: DESDE LAS CONEXIONES CEREBRALES HASTA… ¿LA SALA DE CLASES?"


Por Francisco Parada Flores, académico Doctorado en Psicología UDP.


 

El cerebro humano es una red sumamente compleja. Sin embargo, en los último 30 años se ha visto un incremento sin precedentes sobre el entendimiento de su operar. Uno de los elementos claves que sustenta estos avances ha sido la posibilidad de identificar componentes neurales y las relaciones que estos elementos desarrollan y mantienen a lo largo del curso de vida. Uno de los hitos más importantes de los últimos tiempos ocurrió cuando el profesor Olaf Sporns de la Universidad de Indiana en Estados Unidos definió el concepto “Conectoma Humano” en el año 2005, inaugurando la era de las redes cerebrales y cambiando así el rumbo de la neurociencia en el siglo XXI.

El conectoma humano es una descripción estructural, de carácter comprehensivo, de todos los elementos y conexiones que componen al cerebro humano. En los 13 años que han pasado desde el seminal artículo científico del profesor Sporns mucha evidencia empírica se encuentra disponible y todo parece indicar que la disciplina comienza su segunda década en excelentes condiciones.

Neurociencia y su complejidad a nivel individual

Dentro de la gama de expectativas generadas por los rápidos avances en neurociencia se encuentra la posibilidad de vincular los hallazgos empíricos derivados de la investigación cerebral a la educación. Hoy en día, gracias al estudio de conectomas funcionales por medio de electrofisiología o imagenología cerebral, ha sido posible diferenciar redes neurales especializadas en tareas de naturaleza numérica, léxica, musical, emocional, entre otras. Si bien estas redes son, en general, caracterizables dentro de algún dominio, también existen grandes diferencias entre personas. Es decir, a pesar de la robustez de los hallazgos neurocientíficos a nivel grupal, las diferencias individuales son relevantes y un tema de reciente interés, como bien lo muestra el profesor Joaquín Goñi de la Universidad de Purdue en Estados Unidos en su más reciente publicación en la revista Scientific Reports. Estas diferencias se explican -en gran parte- por el complejo tejido entre las experiencias de vida y la configuración genética de cada persona. Si bien, hoy se sabe que la expresión genética puede ser influenciada tanto por actividad cerebral local como por eventos en el transcurso de la vida, aún no se entiende bien cómo y en qué medida esto podría ocurrir. De esta forma, con la poca evidencia que poseemos es imposible saber si cambios observados en el rendimiento de una persona se deben a que la experiencia ha sido capaz de activar -de mejor manera- a una red cerebral que permanece intacta o si este tipo de intervenciones conlleva cambio estructural y funcional a largo plazo.

Diálogo Multidisciplinar

Dada la gran distancia existente entre las experiencias que ocurren en el dinámico ambiente educacional y la controlabilidad de nuestros laboratorios, es necesario que exista un diálogo continuo entre educadores, investigadores de las ciencias de la educación y los científicos de la cognición y el cerebro para avanzar de manera ética y contextualmente relevante en esta nueva disciplina. Sin embargo, este diálogo requiere tanto de la adquisición de herramientas vinculadas a la ciencia de redes, modelamiento de sistemas dinámicos y minería de datos por parte de todos los investigadores involucrados, como del trabajo sistemático a nivel local y disciplinar que permita entender de la manera más profunda posible los componentes y las relaciones de cada fenómeno a estudiar, sean estos: ambientes y estrategias educativas, funciones cognitivas y redes cerebrales vinculadas a diversas tareas y asignaturas, diferencias individuales, entre otros. Sólo mediante el trabajo sistemático disciplinar y la adquisición de lenguaje científico común podremos alcanzar una fluida relación interdisciplinar con verdadero impacto en aplicaciones y políticas públicas basadas en ciencias neurales.

Profundizando y extendiendo el conectoma humano en Chile

Durante el 2018, la Facultad de Psicología de la Universidad Diego Portales ha estado llevando a cabo una serie de jornadas, auspiciadas por el Magíster en Neurociencia Social UDP, que giran en torno al concepto del conectoma humano. En estas jornadas las mañanas son utilizadas para discutir temas a nivel teórico con expertos nacionales e internacionales, mientras que en las tardes se adquieren herramientas prácticas para desarrollar investigación de vanguardia en la era de las redes. En marzo, la primera jornada introdujo el concepto del conectoma humano y algunas técnicas para estudiarlo, mientras que en junio la segunda jornada profundizó en el uso de algoritmos computacionales conocidos como Machine Learning, esenciales en el mundo actual de Big Data. En Octubre, nuestra tercera jornada se enfocará en modelos lineales para el análisis de datos cerebrales.
Aparte de abordar herramientas teóricas y metodológicas, estas jornadas han permitido articular la interacción entre estudiantes e investigadores tanto de las ciencias sociales como de las ciencias biológicas y naturales, generando vínculos y redes -de carácter social en esta oportunidad- que esperamos resulten en novedosos proyectos científicos que nos ayuden a entender cómo ciertas experiencias pueden facilitar cambios en redes cerebrales a nivel local pudiendo conducir a generalizaciones extensas y significativas.

*Más detalles del Doctorado en Psicología UDP, aquí.

     
 
 
     
Centros

Contacto: Kareen Lowick-Russell, comunicaciones.psicologia1@mail.udp.cl. Teléfono: 2 2 676 8601 - 2 2676 2562
Vergara 275, Santiago, Chile